Cuál es el mejor momento para invertir

Educación financiera
por Amparo Simón
10 de septiembre, 2020

¿Cuál es el mejor momento para invertir? Respuesta simple y casi imposible de llevar a la práctica: “Compra bajo y vende alto”. Respuesta razonada: Sigue leyendo.

Antes de pensar en cuál es el mejor momento para invertir hay que responder a esta pregunta: ¿Estoy preparado para invertir? Hay que reunir tres requisitos básicos para invertir:

1.- No tener deudas

Puedes tener la hipoteca de tu hogar, pero siempre que sea una hipoteca asumible con tus ingresos y gastos.

Si el importe de tu hipoteca es superior a 3 veces tu salario bruto estás en zona de riesgo y deberías tener un colchón de dinero mayor de lo habitual por si te quedaras en paro o tuvieras gastos extras inesperados.

2.- Tener un colchón de dinero

El Banco de España recomienda que tu colchón de dinero para cubrir emergencias debería sumar entre tres y seis meses de gastos normales.

Este colchón debería pagar cada mes tus gastos mientras dure tu emergencia (falta de ingresos):

  • Hipoteca o alquiler
  • Suministros: luz, agua, teléfono, internet ...
  • Comida
  • Estudios: colegio, instituto, universidad ...
  • Seguros: casa, coche, médico ...
  • Impuestos: IBI, impuesto de circulación, basuras ...
  • Otros gastos: cuota de comunidad de vecinos, préstamos personales ...

Hay otra opción más conservadora: seis meses de salario. Si el ingreso principal de la unidad familiar cubre los gastos mensuales del hogar, sólo tienes que multiplicar por 6 el importe de ese ingreso principal para saber cuánto dinero debes tener ahorrado para sobrevivir seis meses sin ese ingreso y sin endeudarte.

3.- Saber qué significa invertir

Antes de invertir debes formarte un poco para saber qué significa y cómo debes hacerlo.

Lo primero de todo, tienes que entender bien tus necesidades para estructurar una composición de cartera de inversiones que te permita, siendo realista, alcanzar los resultados con la mayor probabilidad posible. Al final, invertir no es más que diferir el consumo actual por uno futuro.

Por simplicidad, podemos resumir que lo más habitual es tener objetivos de corto plazo para cubrir necesidades de hasta 12 meses, necesidades de medio plazo entre 1 y 5 años, y las de largo plazo, de más de 5 años.

Si reúnes las tres condiciones de arriba, entonces ya estás listo para invertir. ¿Cuándo? Ahora. El día no importa. Aquí abajo te explicamos por qué.

Si el mercado está alto

img Desde 1950, el S&P 500 ha cerrado el año con plusvalías respecto del año anterior el 72% de las veces. Fíjate en la curva ascendente del gráfico de abajo.

img

En la atmósfera financiera que dibuja el gráfico de arriba, ¿qué momento escogerías para invertir? Si hubiéramos invertido € 100 el día 01/01/1990, estos se hubieran convertido en € 1.728 a cierre de junio de 2020.

No obstante, si tomamos alguna fecha al azar que represente un periodo de tiempo lo suficientemente amplio, digamos 15-20 años, parece que siempre acabamos ganando dinero, a pesar de que haya habido momentos en los que se pensaba que el mercado no podía subir más o que el mercado ya no recuperaría su valor máximo anterior.

Si el mercado está al alza y prefieres esperar a que las cosas se calmen o se estabilicen, tienes que acertar en tres cosas casi imposibles de adivinar:

1.- Decidir cuándo se ha llegado al punto más alto.

2.- Escoger el momento bajo oportuno para invertir.

3.- Y además, acertar con el país, el sector y la compañía donde invertir.

No hay un momento mágico para invertir. El momento es cuando tengas el dinero y hayas diseñado un plan de inversión diversificado acorde a tus necesidades.

Es más, hay numerosa evidencia (por ejemplo, el estudio “Quantitative Analysis of investor Behaviour 2019 Advisor Edition” llevado a cabo por Dalbar) que demuestra que aquellos inversores que ‘juegan’ a adivinar los movimientos del mercado, acaban sacando entre la mitad y dos tercios de los retornos de los mercados antes de gastos e impuestos.

Si el mercado está bajo

img

Partimos de una realidad: los mercados caen de manera periódica. Pero también se recuperan. De media, suben muchos más días de los que bajan, y además los resultados anuales positivos son más destacados que los días de corrección.

Fijate por ejemplo en el histograma que mostramos a continuación. En él se muestran las rentabilidades anuales del índice de referencia S&P 500 del mercado americano desde 1825.

img

Además, también hay una máxima genérica: hay que comprar barato y vender caro. Es decir, comprar antes de que suban los mercados y vender antes de que bajen. Sólo hay un problema: la ejecución. Nadie tiene esa capacidad de predicción de forma sostenida en el tiempo, porque nadie puede controlar los impulsos de los millones de agentes que toman decisiones en el corto plazo.

Peter Lynch, empresario e inversor estadounidense que gestionó el fondo Magellan en Fidelity Investments, consiguiendo una rentabilidad anualizada del 29,2% entre 1977 y 1990, llevó a cabo un estudio muy interesante.

Durante 30 años, desde 1965 a 1995, si hubieras invertido $1.000 en el punto más bajo del año de forma consecutiva, a lo largo de ese periodo hubieras conseguido una rentabilidad compuesta del 11,7% anual; y si lo hubieras hecho en el punto más alto tu rentabilidad hubiera sido del 10,6% anual. Otra persona podría haber decidido invertir durante todo ese periodo sólo el primer día del año y su retorno hubiera sido del 11% anual.

La diferencia es mínima. Por eso Lynch dice: “La gente pasa todo este tiempo intentando descifrar: “¿Cuál es el mejor momento del año para invertir? ¿cuándo debería invertir?” y es una pérdida de tiempo … No merece la pena”

Si la atmósfera económica es compleja

img

El Covid-19 ha revolucionado los mercados, como anteriormente lo hicieron (y siguen haciéndolo) el Brexit o la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Un inversor no puede aislar ese ruido económico, pero sí puede relativizarlo, saber que está ahí, pero manteniendo la calma. Su bolsillo y bienestar emocional se lo agradecerán.

img

En el gráfico superior vemos la historia de la bolsa americana para los últimos 40 años. Lo relevante del gráfico es que, en todos y cada uno de los años, siempre ha habido momentos puntuales con pérdidas (los puntos rojos del gráfico) y otros años que, pese a haber registrado fuertes caídas durante varios meses, han terminado cerrando con rentabilidades positivas.

En todos los casos, el resultado final está por encima del nivel máximo de caída que, probablemente, coincidió con los meses en los que los inversores salieron del mercado atemorizados o desorientados.

Cómo invertir

img

En lo primero que debes pensar cuando decides invertir tus ahorros es en qué necesitas. ¿Quieres comprarte una casa? ¿Estás pensando en tu jubilación? ¿O en pagar la universidad de tus hijos? ¿Quieres tener un dinero reservado para emergencias?...

Son preguntas fundamentales que debes hacerte para invertir bien y vivir tranquilo. Así invertirás por objetivos, como lo hacemos en Finletic.

Una vez tengas respuestas a esas preguntas, debes preparar tu asset allocation para hacer un buen reparto de tu dinero de acuerdo a tus objetivos a corto, medio y largo plazo, y cuánto quieres arriesgar, sin olvidar diversificar tus inversiones y rebalancearlas periódicamente.

¿Y cómo debes invertir: todo a la vez o cantidades periódicas? Estamos ante el eterno dilema financiero: Lump-Sum Investment (LSI) vs Dollar Cost Averaging (DC).

No todo el mundo dispone de una cantidad importante de dinero para invertir todo de golpe o hacer un Lump-Sum Investment (LSI). Pero sí somos muchos los ahorradores en España (61%) que podríamos invertir cantidades fijas de forma periódica. Además, de esta forma compraremos a diferentes precios de mercado y marcaremos un precio medio con independencia de si entras alto o bajo.

Nuestra recomendación es sencilla: invierte cuando tengas el dinero y dispón de él en cuanto lo necesites, pero no alargues los periodos sin invertir para encontrar el mejor día para comprar, porque es casi imposible acertar.

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies