Qué es la renta fija y cómo hace crecer tu dinero de forma más segura

Educación financiera
por Amparo Simón
01 de septiembre, 2020

A los inversores conservadores le gusta la renta fija porque creen que sacrifican rentabilidad pero ganan seguridad. ¿Es así? … Sigue leyendo para averiguarlo.

Qué es

La renta fija son emisiones de deuda que hacen estados y empresas que, generalmente, poseen una fecha de expiración fijada. Lo normal es que en el momento de la compra se sepa también la rentabilidad que va a proporcionar, siempre y cuando se mantenga el instrumento financiero hasta el vencimiento y la compañía o estado que lo ha emitido no incumpla ninguno de sus compromisos de pago pactados

La forma de calcular el valor de un bono es sumando el valor actual de cada uno de los cupones. Supongamos el siguiente ejemplo:

  • Nominal del bono: 100€
  • Cupón: 5€
  • Tipo de interés: 4%
  • Plazo: 4 años

El resultado saldrá de sumar los cupones de esos cuatros años (más el nominal a vencimiento), descontados por el tipo de interés y el plazo:

  • Año 1: 5€ / ((1+4%)^1) = 4,81€
  • Año 2: 5€ / ((1+4%)^2) = 4,62€
  • Año 3: 5€ / ((1+4%)^3) = 4,44€
  • Año 4: (100€+5€) / ((1+4%)^4) = 89,75€ (en este caso se suma también el nominal del bono, dado que se devuelve la totalidad de la deuda)

De esta manera, el valor actual del bono es la suma de los cobros estimados en los cuatro años: 4,81€ + 4,62€ + 4,44€ + 89,75€ = 103,62€.

La rentabilidad en forma de cupones (intereses) de los bonos es nominal, no se ajusta por la inflación, lo que afecta la valoración del bono en todo momento. Si después de emitirse, la inflación sube, el valor del bono cae, porque cada cupón que nos pague perderá parte de su poder adquisitivo. Por el contrario, si al emitirse el bono, la inflación cae, el valor del bono aumentará gracias a que los cupones mantendrán un poder adquisitivo más alto de lo que originalmente se había pensado.

Por tanto, la renta fija es como un préstamo bancario con unas características especiales:

  • Emisor: Empresa privada o estado que emite la deuda (los títulos).
  • Obligacionista: Es el inversor que compra la deuda.
  • Título: Es la deuda que se emite en valores negociables en los mercados de renta fija.

El obligacionista, o tenedor del bono, puede vender sus valores de deuda en el mercado. Es importante resaltar que, dado que los bonos cotizan en mercados, organizados o no, los precios irán variando, pero en ningún momento serán fijos. Únicamente es fija la obligación del emisor de ir pagando los cupones, así como de devolver la totalidad del nominal a vencimiento. En cualquier caso, el cumplimiento de las obligaciones por parte del emisor estará sujeto a su capacidad de pago.

  • Principal: cantidad invertida inicialmente por el inversor y que, generalmente, será devuelta al inversor a vencimiento.
  • Cupón: Tipo de interés que debe pagar el emisor. Es un porcentaje, generalmente fijo, del principal.
  • Fecha de vencimiento: El día que el emisor debe devolver el dinero inicialmente invertido al obligacionista o inversor.

Hay dos tipos de renta fija según la tipología de emisor:

Renta fija pública

La emiten los estados y otros organismos públicos como las comunidades autónomas/regiones, ayuntamientos, etc. Sus principales productos son:

  • Letras del tesoro: Son a corto plazo (de 3, 6, 9 y 12 meses normalmente). Las variaciones en el precio son más reducidas por ser periodos tan cortos de tiempo y suponen un menor riesgo si quieres venderlas antes de tiempo.
  • Bonos y obligaciones del Estado: Se emiten a un tipo de interés fijo que se paga mediante cupones anuales. El plazo de los bonos va, por norma general, de los 12 meses hasta los 5 años y el de las obligaciones va de 5 en adelante.

Renta fija privada

La emiten las empresas privadas. Sus principales productos son:

  • Pagarés de empresas: Son productos a corto plazo con un vencimiento que va de 7 días a 25 meses (760 días naturales). Los plazos más frecuentes son de 1, 3, 6 12 y 18 meses. Se emiten al descuento, con rendimiento implícito o cupón cero. Su rentabilidad se obtiene por la diferencia entre el precio de compra y el valor nominal del pagaré recibido la fecha de la amortización, es decir, se compran con descuento en precio.
  • Bonos y obligaciones simples: La sociedad emisora se compromete a dar a los inversores un interés fijo o variable y a devolver el capital aportado en la fecha de vencimiento de los títulos. Su plazo de tiempo va de 2 años en adelante y sus características cambian de una empresa a otra e incluso entre distintas emisiones de una misma empresa. Puede haber diferencias en la fecha de vencimiento, interés, periodicidad, amortización, cláusulas, colaterales, posición dentro de la estructura del capital de la empresa…
  • Obligaciones subordinadas: Son muy parecidas a las obligaciones simples. Lo que las caracteriza es que, en caso de quiebra o procedimiento concursal de la empresa emisora, las obligaciones subordinadas van, generalmente, únicamente por delante de los accionistas de la empresa emisora en la prelación de pago.
  • Titulizaciones hipotecarias o de activos: La empresa cede determinados activos e incluso derechos de cobro a futuro, a un tercero que a su vez financia la compra emitiendo valores que son los que colocan entre los inversores. Es una forma de financiar una empresa.
  • Cédulas hipotecarias: Las emiten solo entidades de crédito (bancos o cajas) y sociedades de crédito hipotecario. Están respaldadas por la cartera de préstamos hipotecarios del emisor.
  • Cédulas territoriales: Son parecidas a las cédulas hipotecarias. Las emiten entidades de crédito cuyo capital e intereses están garantizados por los préstamos y créditos concedidos por el emisor a las administraciones y organismos públicos.

img

Riesgos

La renta fija es el producto favorito de los inversores conservadores porque les libra de los vaivenes de la renta variable, pero sin ser conscientes que su precio varía diariamente. La ven como un valor seguro porque tiene fecha de caducidad y una rentabilidad preestablecida. Y aunque saben que podrían ganar más con la variable, optan por el mayor grado de seguridad que ofrece la fija.

Y decimos mayor grado de seguridad porque en las inversiones no hay riesgo 0. Así lo recuerda la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): “una de las creencias erróneas más extendidas es pensar que invertir en renta fija es invertir sin riesgos. Cualquier producto de inversión contiene riesgo en mayor o menor medida.”

Los principales riesgos de la renta fija según la CNMV son:

Riesgo de mercado o de tipo de interés

Los valores pueden llegar a cotizar por debajo de lo que los inversores han pagado por la evolución de los tipos de interés, circunstancias de mercado y condiciones económicas generales.

img

Riesgo de liquidez

Si se quiere vender y no se encuentra a alguien dispuesto a comprar.

Riesgo de crédito

Si el emisor no paga los intereses prometidos o el principal de la inversión.

Rentabilidad

Todo inversor que opta por la renta fija debe conocer que, generalmente, va a ganar menos que con la renta variable a cambio de gozar de menor volatilidad en su inversión. No obstante, el mayor riesgo de la renta fija es su facilidad de pérdida de poder adquisitivo en el largo plazo.

Tras la Segunda Guerra Mundial, los bonos americanos estuvieron cuarenta años perdiendo poder adquisitivo por las subidas de tipos de interés necesarios para repagar las deudas de la guerra.

Los momentos de inestabilidad económica o recesiones son los mejores momentos para invertir en renta fija porque al reducirse progresivamente la inflación, los bonos aumentan sus precios. En esos periodos, la renta variable lo hace peor, porque se suelen revisar a la baja las estimaciones de beneficios por el menor crecimiento económico.

Pero ¿cuánto se puede ganar con la renta fija? Las respuestas están en el gráfico de abajo. Si miramos la evolución de la renta fija a nivel global desde junio de 2005 hasta mayo de 2020 vemos una tendencia al alza estable, pero que no llega a alcanzar los niveles de rentabilidad alcanzados en la renta variable.

img

Elaboración propia con estos datos:

Periodo de tiempo: son los últimos 15 años (01/06/2005 - 31/05/2020)

Divisa: EUR

Índices de referencia:

Mercado Monetario: Eonia 30 días capitalizado EUR

Renta Fija: Bloomberg Barclays Global Aggregate TR EUR

Renta Variable: MSCI ACWI NR EUR

Inflación: inflación en España

La observación de este gráfico refuerza la recomendación generalizada a la hora de invertir:

Diversificar

Realiza una buena asignación de activos o reparto de tu dinero entre renta fija, renta variable y mercado monetario. El porcentaje de cada uno dependerá de cuándo necesites recuperar el dinero y cuánto quieras arriesgar.

Invertir de forma pasiva

Opta por la inversión pasiva en fondos de inversión indexados en, al menos, una parte importante de la cartera. De esta forma, seremos más eficientes en lo referente a la estructura de costes y evitaremos hacer cambios innecesarios en la cartera.

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies