Cómo el interés compuesto puede convertirse en tu mejor amigo

Educación financiera
por Amparo Simón
14 de mayo, 2020

Dicen que una vez le preguntaron a Albert Einstein, físico y científico más popular del siglo XX, que cuál era la fuerza más poderosa del universo. Su respuesta fue corta y simple: el interés compuesto. Quizá lo dijo o quizá no, pero lo cierto es que el interés compuesto puede convertirse en el mejor amigo del inversor. Su efecto exponencial puede generarle ganancias muy atractivas a largo plazo. Aquí te explicamos cómo.

Qué es el interés compuesto

El interés compuesto se puede definir como un interés de intereses, es decir, los intereses que genera tu inversión inicial se van añadiendo al total de tu inversión para producir nuevos intereses. Tiene un efecto multiplicador.

Dicho de otra forma, a medida que vas ganando dinero, este, en vez de ser desinvertido y consolidar ganancias, se acumula a tu inversión y se reinvierte, lo que genera que las ganancias futuras partan de un capital inicial superior, multiplicando nuestro patrimonio a mayor velocidad.

Cómo funciona

Para entender cómo funciona el interés compuesto lo mejor es trabajar con un ejemplo concreto: inversión de €10.000 euros en un fondo que genera una rentabilidad anual del 5%. Tras un año tendrás €10.500. ¿Y al cabo de 15 años? Fíjate abajo.

img

Al cabo de 15 años habrías duplicado tu capital. También puedes utilizar la ‘regla del 72’ para averiguar cuántos años tardarás en duplicar tu capital según el interés compuesto. Si el interés es del 4% se tendría que dividir 72 entre 4 para saber que tardarías 18 años en duplicar tu capital.

Interés compuesto vs interés simple

Mientras que en el interés compuesto se reinvierten siempre los intereses para generar más ganancias, en el interés simple los intereses siempre se generan sólo sobre el capital inicial, no se reinvierten para incrementar el capital inicial.

Dicho de otra forma, cada ganancia que obtenemos es desinvertida y consolidada, no aumentando el capital invertido.

A continuación, te presentamos un ejemplo de un interés compuesto frente a un interés simple para un depósito de €100.000 con un tipo de interés del 5%, capitalización anual y con un horizonte temporal de inversión de 5 años.

img

Nota: Interés simple: I = capital final de la inversión; C = capital inicial de la inversión; i = tipo de interés o rentabilidad anual; t = número de años de la inversión.

Interés compuesto: M = capital final de la inversión; C = capital inicial de la inversión; i = tipo de interés o rentabilidad anual; n = número de años de la inversión.

Claves del interés compuesto

Para que funcione bien el interés compuesto hay que prestar atención a sus puntos clave:

  • Cantidad inicial

La cantidad inicial cuenta en términos absolutos, sin embargo, en términos relativos no importa. El interés compuesto funciona igual.

  • Reinversión

Todo el dinero se debe reinvertir. No es conveniente reembolsar dinero porque se pierde el efecto exponencial de multiplicar tu dinero.

  • Tiempo

Es importante que la inversión se mantenga a largo plazo para que se reinviertan más intereses generados durante diferentes periodos de inversión.

  • Frecuencia

Cuanto más frecuente sea el periodo de reinversión, mejores serán los resultados que se obtendrán.

  • Tipo de interés

Por supuesto, cuanto más alto sea el tipo de interés que se aplique, mayores serán las ganancias. No obstante, si se usa el interés compuesto a largo plazo, aunque tengas un interés bajo puedes sumar más ganancias que con el interés simple.

Fórmula del interés compuesto

Hay distintas fórmulas para calcular el interés compuesto, pero puedes utilizar la de Wikipedia que tienes aquí abajo:

img

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies