Errores claves que debes evitar al diversificar tu cartera de inversiones

Educación financiera
por Amparo Simón
03 de septiembre, 2020

Una cartera de inversiones debe seguir un criterio básico: “no poner todos los huevos en la misma cesta”. Es decir, hay que diversificar. Porque, como dice Warren Buffet, estrella financiera global, “la diversificación es la protección contra la ignorancia”. Pero hay que diversificar bien y, especialmente, evitar caer en errores de principiante.

Perfil de riesgo y objetivos

A la hora de decidir cuál es tu estrategia de inversión debes tener en cuenta dos factores clave:

  • Perfil de riesgo: moderado, dinámico, decidido y arriesgado.
  • Objetivos: corto (hasta 1 año), medio (hasta 10 años) y largo plazo (más de 10 años).

Haz esa combinación para saber qué tipo de inversiones debes hacer. Y no te desvíes del plan. Así no sufrirás.

Zonas geográficas

A la hora de decidir dónde invertimos la heurística de la disponibilidad nos puede jugar una mala pasada. La heurística de la disponibilidad nos sirve de atajo mental que hace que cuando pensemos en algo nos vengan a la mente los ejemplos más cercanos que tengamos.

Por ejemplo, si estamos buscando piso y algunos amigos nos dicen que ellos llevan meses buscando y no han podido encontrar nada, pensaremos que hay poca oferta inmobiliaria sin ser una verdad objetiva, porque no hay datos suficientes que la avalen.

Así, cuando vamos a invertir podemos tender a concentrar nuestras inversiones en nuestro país de residencia porque es lo que más conocemos. Y eso es peligroso porque si la economía doméstica sufre, también lo harán todas nuestras inversiones. Por ejemplo, muchos españoles tienen un sesgo al índice español, Ibex-35, pero este indicador representa menos del 1.5% de la bolsa mundial.

Una buena distribución de activos o asset allocation diversifica la inversión de forma global. Se reparte por todo el mundo.

Sectores

Aquí también se podría aplicar la heurística de la disponibilidad. Tender a invertir en un único sector que conocemos o unos pocos que dominamos no es buena idea.

Aunque sepas mucho sobre energías renovables o las nuevas tecnologías, no caigas en el error de invertir sólo en ellas. Acuérdate del estallido de lo que se denominó como burbuja puntocom. Este término se refirió a un periodo de crecimiento de la valoración de aquellas empresas cuyos servicios estaban relacionados al nuevo sector de internet. El valor de estas compañías subía como la espuma hasta que la burbuja se rompió e igual de rápido que subió, bajó para estabilizarse. Muchas de estas compañías terminaron quebrando o dejando de operar en el sector.

Tampoco pienses que solo vale invertir en las grandes corporaciones ya consolidadas. Habrá ocasiones donde estas tengan un muy buen comportamiento mientras que, en otras, quizás sean empresas no tan consolidadas las que ‘tiren del carro’ de tus inversiones.

img

Correlación de activos

Al diseñar tu estrategia de inversión debes fijarte en la correlación de tus activos para tener una buena diversificación. La correlación es la relación que existe entre dos o más variables, es decir, nos dice en qué dirección y la magnitud se mueven estas variables.

Al llevar esto al terreno financiero tenemos correlaciones que pueden aplicarse a cualquier activo, desde acciones hasta índices enteros, bonos, fondos de inversión entre otros muchos. Estas correlaciones pueden ser positivas o negativas.

Si la correlación es positiva significa que, en el pasado, se han comportado de forma similar ante los mismos estímulos. Cuando es 0 significa que no hay relación alguna entre los movimientos de las variables. Finalmente, cuando es negativa, indica que se han comportado de forma opuesta, es decir, cuando uno sube, la otra baja.

Así, una cartera de inversión con activos muy poco correlacionados o correlacionados negativamente será menos volátil que una cartera con activos correlacionados positivamente. Quizás, no maximices tu rentabilidad porque cuando una parte de tu cartera suba, la otra bajará, pero tu inversión, generalmente, será más segura, es decir, tendrás menos posibilidades de sufrir fuertes pérdidas.

Hay distintas formas de reducir la correlación. Una básica es la combinación de activos de mercados monetario o renta fija con aquellos de renta variable. También se pueden combinar las empresas cíclicas (les afectan los ciclos económicos) y anticíclicas (no les afectan tanto los ciclos económicos).

Un coeficiente utilizado para calcular si tu cartera está bien diversificada es el coeficiente de correlación de Pearson, que oscila entre el 1 y el -1, y es un término estadístico que se utiliza para medir la relación entre dos variables siempre que sean cuantitativas, es decir, que se puedan medir.

Cuando la relación entre activos es 0, los activos no están relacionados. Pero si su relación es 1 o cercana al 1, estos activos tienen una fuerte correlación positiva. Y viceversa cuando la relación es igual o cercana a -1.

No obstante, las correlaciones entre varios activos son dinámicas, es decir, cambian con el tiempo. Además, suelen aumentar en momentos de estrés de mercado. Por lo tanto, deberemos tener esto en cuenta cuando miremos las correlaciones de varios activos en el pasado, pues en el futuro, es posible que difieran.

Sobrediversificación

Sí, la diversificación es importante. Pero el equilibrio también. No caigas en el cebo de la ‘sobrediversificación’.

No se trata de tener muchos activos. Hay que tener los justos y necesarios para que los costes y efecto de los impuestos no ganen más que el inversor.

Volvemos a recordar a Warren Buffett que insiste en que “una diversificación exagerada sólo es útil para inversores que no tengan ni idea de lo que están haciendo”.

Gangas

Desconfía de los productos financieros que te ofrecen rentabilidades enormes porque irán cogidas de la mano de riesgos elevados.

Son muchos los expertos financieros que afirman que no hay gangas. Ya lo sabes.

img

Conocimiento y frialdad

Warren Buffet también dice que él no invierte en negocios que no entiende. Por esta regla, deberías invertir sólo en aquellas inversiones que entiendas.

Pero no podemos conocer todas las empresas donde invierte una cartera diversificada por sectores o zonas geográficas. Por ejemplo, si quisiéramos analizar las 500 empresas del índice de referencia S&P 500 de EE. UU., y tardamos en analizar una compañía una media de 10 días, necesitaríamos 5.000 días, o lo que es lo mismo, 14 años, para analizarlas. Además, para cuando hayamos finalizado, nuestros primeros análisis es muy probable que se hayan quedado obsoletos. Así que este conocimiento lo deberíamos aplicar a saber cómo funciona nuestra cartera, cómo son los ciclos económicos y cómo se generan rentabilidades y riesgo de las diferentes clases de activos, mercado monetario, renta fija y renta variable.

Porque así sabríamos qué estamos haciendo al invertir y podríamos dominar nuestro ciclo emocional como inversor.

Cómo diversifica Finletic

Cada cartera de inversiones de Finletic es única porque se adapta al 100% a las necesidades de cada cliente.

Pero hay elementos comunes. Todas siguen una estrategia de inversión global enfocada en una diversificación por clases y subclases de activos, áreas geográficas, sectores, divisas y también por entidades gestoras. También se exige que las inversiones posean liquidez diaria, característica que te permite recuperar el valor de tu inversión cuando desees, estando sujeta únicamente al periodo de liquidación de la operación (entre 0 y 4 días laborables normalmente).

Con el objetivo de diversificar a nivel global en las diferentes economías, empresas y gobiernos de todo el mundo, Finletic invierte en tres clases de activos: mercado monetario, renta fija y renta variable, cada una de ellas con sus propias características.

Además, Finletic aprovecha el volumen agregado de todos sus clientes para negociar el acceso a productos que llegan a suponer ahorros de hasta el 93% con respecto a los costes medios soportados por los fondos comercializados en España. Eso significa una enorme reducción de costes para ti.

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies