¿Y si nuestra felicidad fuera clave en la economía del país?

Cultura financiera
por Amparo Simón
26 de mayo, 2020

Ya sabemos que el Producto Interior Bruto (PIB) es un indicador económico coincidente. Cambia al mismo tiempo que los ciclos económicos y es muy útil para detectar picos y valles en un ciclo. Pero, ¿y si en lugar del PIB tuviéramos la Felicidad Interior Bruta (FIB)? ¿Y si nuestra felicidad fuera clave en la economía del país donde vivimos? En Bután, en el Himalaya, lo es. Aquí te contamos cómo y por qué.

El rey de Bután, Jigme Singye Wangchuck, creó la Felicidad Interior Bruta (FIB), como respuesta a las constantes críticas a la pobreza económica de su país. Era el 2 de junio de 1974, Wangchuck tenía 18 años y en su discurso de coronación dijo: “la felicidad interior bruta es mucho más importante que el producto interior bruto”.

Desde entonces, mientras el resto del mundo basaba sus modelos económicos en el crecimiento de su PIB, entre otros factores financieros, en Bután se empezó a fomentar el bienestar de la población por encima del desarrollo material.

Los pilares del concepto butanés se sostienen en estos principios:

1.- Desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo.

2.- Preservación y promoción de la cultura.

3.- Conservación del medio ambiente.

4.- Buen gobierno.

Esta semilla plantada por Wangchuck fue recogida por todo su país, que desarrolló una estructura institucional con un comité nacional y una serie de comités locales que velan por el cumplimiento de la filosofía del FIB. Wangchuck ya falleció pero su hijo, Jigme Khesar Namgyel Wangchuck, que le sustituyó en 2006 tras su abdicación, continúa su legado en este país que cuenta con alrededor de 800.000 habitantes.

La FIB ha ido cosechando elogios de diferentes instituciones internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), En 2015 narraba algunos de sus logros en su informe 'Felicidad nacional bruta y salud: lecciones desde Bután’.

“En los países industrializados, la felicidad se asocia con frecuencia con el consumismo. Es necesario un nivel básico de riqueza material, pero los ciudadanos de países más ricos y avanzados tecnológicamente no son necesariamente los más felices.”

Así de contundente se muestra este informe, que continúa explicando que “junto con el crecimiento económico, es necesario medir el bienestar y la sostenibilidad ecológica para reflejar el progreso general de las naciones y la humanidad. Cada vez hay más pruebas de que la actual trayectoria del desarrollo humano no es sostenible, por lo que es imperativo adoptar mediciones de progreso más inclusivas que indicadores económicos tradicionales como el producto interno bruto.”

Bután fomenta el bienestar de su población por encima del desarrollo material. La felicidad, la salud y el bienestar están íntimamente unidos. Entre el 7 y el 12% del gasto público de Bután, se invierte en la salud porque se reconoce como un requisito previo para el desarrollo económico y espiritual y un medio para conseguir una mayor felicidad bruta. En Bután está prohibido privatizar los servicios sanitarios y la atención primaria es fundamental. En 1988 se estableció un fondo de depósito para la salud y así poder garantizar el suministro ininterrumpido de medicamentos y vacunas esenciales.

Cómo se mide la felicidad

img

El Centro de Estudios Butanés ha dado con un índice que mide la felicidad. Se trata de una encuesta con 180 preguntas agrupadas en nueve dimensiones:

1.- Bienestar psicológico

Se estudian los estados emocionales positivos y negativos de la población como celos, frustración, egoísmo, generosidad, compasión y serenidad.

También se incluye la oración y meditación.

2.- Uso del tiempo

El ocio se valora mucho porque refleja la calidad de vida. Aquí se registran las actividades religiosas, sociales o culturales y también el trabajo doméstico no remunerado y el cuidado de niños o personas enfermas.

3.- Vitalidad de la comunidad

Se estudian las relaciones de la comunidad: el trabajo voluntario, la confianza, la pertenencia, la seguridad en el hogar y la comunidad.

4.- Cultura

La preservación de las tradiciones culturales butanesas, los deportes tradicionales, la artesanía, los diferentes dialectos, las festividades locales … todo cuenta en Bután.

5.- Salud

Evalúa el sistema sanitario y los diferentes factores que influyen en la salud.

6.- Educación

Hay un indicador sobre el idioma oficial de Bután, el Dzongkha, y otro sobre el nivel académico que valora mucho la creatividad.

7.- Diversidad medioambiental

Se mide la huella que deja el ser humano en la naturaleza y cómo se puede ayudar a la conservación del medio ambiente.

8.- Nivel de vida

Se registran los ingresos, la seguridad alimentaria y el índice de propietarios de viviendas entre otros datos.

9.- Gobierno

Se examina la imagen que tiene la población sobre su gobierno. Su eficiencia, honestidad y calidad, además de su nivel de corrupción y el respeto a los derechos humanos. El sistema judicial, la política y los medios de comunicación también son analizados.

Estas son algunas de las preguntas de la encuesta que recoge El País:

1.- Definiría su vida como: a) Muy estresante, b) Algo estresante, c) Nada estresante, d) No lo sé.

2.- ¿Ha perdido mucho sueño por sus preocupaciones?

3.- ¿Ha percibido cambios en el último año en el diseño arquitectónico de las casas de Bután?

4.- En su opinión, ¿cómo de independientes son nuestros tribunales?

5.- En el último mes, ¿con qué frecuencia socializó con sus vecinos?

6.- ¿Narra usted cuentos tradicionales a sus hijos?

La primera encuesta se realizó entre diciembre de 2007 y marzo de 2008, pero antes, en 2005, un estudio ya desveló que el 45% de los butaneses declaraba sentirse “muy feliz”, el 52% era “feliz” y sólo el 3% no lo era.

Un año más tarde, Bután aparecía como el octavo país más feliz del mundo de los 178 estudiados por el profesor Adrian White de la Universidad de Leicester (Reino Unido) para su Mapamundi de la Felicidad. Por delante iban Dinamarca, Suiza, Austria, Islandia, Bahamas, Finlandia y Suecia. Era el único de los 10 primeros que tenía un PIB per cápita muy bajo.

¿Una utopía?

img

La filosofía de FIB es integral y holística. Reconoce las necesidades espirituales, materiales, físicas y sociales de las personas. Insiste en un progreso equilibrado y sostenible porque quiere conseguir el bienestar para las generaciones presentes y futuras.

Pero su modelo quizá ha triunfado por las propias peculiaridades de Bután, un país con poca población y una de las economías más pequeñas del mundo. El 80% de sus habitantes son agricultores, tiene un poco de turismo y vende energía hidráulica a India, pero todavía depende mucho de la ayuda externa.

Eso sí, en 2007 Bután fue la segunda economía que más rápido creció del mundo y su educación, gratuita y en inglés, llega hoy a casi todos los rincones del país.

Algo debe estar cambiando en la sociedad actual cuando vemos, por ejemplo, que en 2008 el presidente francés, Nicolás Sarkozy, creó la Comisión Internacional para la Medición del Desempeño Económico y el Progreso Social. Su director, el profesor de la Universidad de Columbia y premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz, dijo que se había creado esta entidad debido a la insatisfacción de Sarkozy “y la de muchos otros, con el estado actual de la información estadística sobre la economía y la sociedad”.

“El gran interrogante implica saber si el PIB ofrece una buena medición de los niveles de vida” afirmaba Stiglitz. ¿Cuál fue la respuesta que obtuvo esta comisión? El PIB no es una buena medida del bienestar.

Stiglitz menciona en su artículo ‘Más allá del PIB’ (2018) la creación de la Alianza de la Economía del Bienestar (Wellbeing Economy Alliance, WEAll), fomentada por Escocia junto a Islandia y Nueva Zelanda para priorizar el bienestar y redirigir así sus presupuestos.

Stiglitz cree que unas métricas mejoradas “serían una importante herramienta de diagnóstico para que los países puedan identificar los problemas antes de que las cosas se salgan de control y elegir las herramientas correctas para encararlos.

Si, por ejemplo, Estados Unidos hubiera pensado más en la salud, en vez de sólo el PIB, la disminución de la expectativa de vida entre los estadounidenses sin educación superior, y especialmente entre los residentes de las regiones desindustrializadas, hubiera sido evidente hace años …

Si queremos poner a las personas primero, tenemos que saber qué les importa y mejora su bienestar y cómo aumentar su suministro. La agenda de medición “Más allá del PIB” seguirá desempeñando un papel fundamental para ayudarnos a alcanzar estos objetivos cruciales.”

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies