Cómo sacar mayor partido al interés compuesto

Cultura financiera
por Amparo Simón
23 de septiembre, 2020

El efecto exponencial del interés compuesto puede generar ganancias muy atractivas para un inversor inteligente. Es la fuerza más poderosa del universo, según Albert Einstein, el físico y científico más popular del siglo XX. Pero también hay que saber sacarle partido.

Qué es el interés compuesto

img

El interés compuesto se puede definir como un interés de intereses, es decir, los intereses que genera tu inversión inicial se van añadiendo al total de tu inversión para producir nuevos intereses. Tiene un efecto multiplicador.

Dicho de otra forma, a medida que vas generando rentabilidad, este nuevo dinero, en vez de ser desinvertido y consolidar ganancias, se acumula a tu inversión y se reinvierte, lo que genera que las ganancias futuras partan de un capital inicial superior, multiplicando nuestro patrimonio a mayor velocidad. Pulsa aquí para ver cómo funciona.

Hay dos variables principales que afectan a la efectividad del interés compuesto. La primera de ellas es la capacidad de nuestra cartera de inversiones para contener las caídas, mientras que la segunda es nuestra capacidad de mantener las inversiones el mayor plazo de tiempo posible.

Contención de las caídas

img

El efecto multiplicador del interés compuesto siempre es positivo. No obstante, cuando el mercado cae, su eficiencia se ve mermada. El problema radica en que si una inversión sufre una pérdida, la recuperación para volver al punto inicial es costosa y superior a lo que cabría esperar de primeras.

Por ejemplo, imaginemos que invertimos € 10.000 y perdemos un 10% del valor de nuestra inversión. En tal caso, nuestra inversión valdría € 9.000. No obstante, para recuperar el valor inicial de nuestra inversión no nos será suficiente con ganar un 10%, sino que tendremos que ganar un 11,1%, resultado al que llegamos si dividimos el importe que necesitamos ganar, € 1.000, entre el valor actual de nuestra inversión, € 9.000.

Como se ha podido comprobar, la magnitud de la pérdida y la ganancia necesaria para compensarla no son simétricas, sino que la ganancia necesaria para recuperar una pérdida siempre será mayor. Además, por si fuera poco, el efecto es mayor conforme la pérdida aumenta. A continuación, te lo mostramos en una tabla:

img

En la última columna se puede apreciar el ratio de ganancia necesaria / pérdida sufrida que nos indica que, por ejemplo, si perdemos un 10% del valor de nuestras inversiones necesitaremos ganar 1,11 veces lo que hemos perdido para recuperar el terreno perdido. El caso más claro es, quizás, cuando se pierde un 50%, pues necesitaremos ganar el doble para compensar la pérdida, ya que no es lo mismo perder el 50% de € 10.000 (€ 5.000) que ganar el 50% de € 5.000 (€ 2.500).

Al haber pérdidas, no disponemos de nuevos intereses para reinvertir, por lo que no podemos beneficiarnos del efecto del interés compuesto. Por tanto, la importancia de contener las pérdidas en mercados bajistas es capital… Cuanto mayor sea nuestra caída, menos dinero tendremos disponible para invertir cuando empecemos a obtener rentabilidades positivas, generando menos intereses para reinvertir y, como consecuencia, reduciendo la capacidad del interés compuesto para hacer crecer el valor de nuestras inversiones.

La mejor arma para evitarlo es la diversificación. Una diversificación por clases y subclases de activos globalizada y por sectores.

Al tener una cartera de inversiones diversificada estás minimizando tu riesgo porque puede que un activo falle o haya una crisis generalizada en una zona geográfica, pero si no tienes ahí todas tus inversiones no te afectará tanto. Sería lo equivalente a un cortafuegos, que no es más que un muro resistente al fuego construido entre dos viviendas con el objetivo de evitar que un incendio se expanda a las colindantes.

Si el activo que pierde un 30% de su valor es el único activo que tenemos en cartera, es muy probable que la pérdida sea difícil de recuperar, pero si solo pesa el 10% de nuestra cartera de inversiones, únicamente perderemos un 3%, siendo menor el esfuerzo necesario para recuperar las pérdidas, contando que disponemos de una cartera diversificada que nos lo permite. Al mismo tiempo que un activo falla, puede que otro activo en el que también hayas invertido en otra zona del mundo genere grandes beneficios y eso equilibra tu balanza.

El año 2020 es un buen ejemplo de esa volatilidad que puede mitigar el efecto del interés compuesto. La pandemia de la Covid-19 provocó inestabilidad en los mercados reflejándose en una fuerte caída del Dow Jones en marzo.

A la pandemia se le sumó la guerra de precios del petróleo entre Rusia y Arabia Saudí, la prohibición de viajar entre Estados Unidos y el espacio Schengen, la decisión del Banco Central Europeo de no bajar las tasas de interés, la burbuja de deuda corporativa y el miedo a la recesión. Todo hizo que la gráfica del Dow Jones se fuese por los suelos, perdiendo un 37% en semanas. Aunque a 31 de agosto de este año ya se ha visto una recuperación, sigue por debajo de sus máximos históricos.

img

Como se puede observar en la tabla, el máximo preCovid fue de 66.920 puntos. No obstante, una caída del -36,82% requiere una subida del 58,27% para volver al punto inicial. El haber estado invertido en diferentes activos y no solo en aquellos contenidos en el índice Dow Jones, es muy posible que nos hubiera ayudado a contener la caída, reduciendo la magnitud de la subida necesaria para recuperar el valor inicial de nuestra inversión.

Horizonte temporal de la inversión

img

El plazo de la inversión juega también a nuestro favor. Cuanto más tiempo seamos capaces de mantener una inversión mayor será el efecto del interés compuesto en el valor de nuestra inversión. Aquí radica la importancia de empezar a invertir lo antes posible siempre y cuando tengas capacidad para ello.

A modo ilustrativo, imaginemos tres inversores: Inversor X, Inversor Y e Inversor Z que invierten € 10.000 cada uno. Todos ellos consiguen la misma rentabilidad real neta de gastos e impuestos de un 5%. Sin embargo, cada uno de ellos comienza a invertir a diferentes edades, hasta que llegan a los 60 años.

img

Como se puede observar, el efecto de la capitalización compuesta es mayor conforme más tiempo mantenemos nuestra inversión, haciéndose la curva más vertical e incrementando la efectividad del interés compuesto.

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies