Cómo escoger los fondos de inversión que más se adaptan a ti

Educación financiera
por Amparo Simón
17 de septiembre, 2020

No hay un fondo de inversión que sea el rey del mercado. Porque cada inversor es diferente y eso hace que un fondo pueda ser bueno para uno y no tan bueno para otro, además de que esto cambia en el tiempo. Puede que a tu amigo le vaya fenomenal con un fondo, pero eso no lo convierte en una buena inversión para ti. Aquí te explicamos por qué.

Tenemos que pensar en el fondo de inversión como una pieza de nuestra cartera, donde lo importante es la construcción de la cartera en global y que esta sea coherente con nuestros objetivos y necesidades familiares y personales.

Cada fondo de inversión tiene sus propias características y nivel de riesgo, que el inversor tendrá que analizar con detalle para ver qué fondos se ajustan a sus circunstancias personales y económicas. El haber hecho este ejercicio evitará sorpresas desagradables en el futuro.

Entonces ¿Cómo puedes encontrar los fondos de inversión que mejor se adaptan a ti? Sigue estos criterios:

1.- Riesgo

Por ley, cuando empiezas a invertir debes definir cuál es tu perfil de riesgo para evitar que corras riesgos que previamente has dicho que no estás dispuesto a asumir. Es una normativa que te protege. Si tus circunstancias cambian, siempre puedes modificar tu perfil de riesgo.

Por ejemplo, tu perfil de riesgo puede ser, entre otros, conservador, moderado o arriesgado, y eso definirá el tipo de fondos de inversión donde puedes invertir. La importancia de tu perfil de riesgo proviene de la estrecha relación entre rentabilidad y riesgo.

Es decir, para tener la posibilidad de optar a mayores rentabilidades has de estar dispuesto a asumir un mayor riesgo. Generalmente, dentro de los activos tradicionales suele relacionarse a los fondos de renta variable con aquellos de mayor riesgo, seguidos de los de renta fija y mercado monetario en última instancia. Una clasificación simple, pero no siempre exacta. Por ejemplo, un fondo de renta fija puede tener un nivel de riesgo elevado dependiendo de qué inversión realice.

img

2.- Objetivos

Antes de pensar en qué fondo invertir se hace necesario un paso previo de reflexión. Debes tener claro por qué quieres invertir, cuáles son tus objetivos. Qué quieres hacer con el dinero que ganes: comprarte un coche, una casa, pagar la universidad de tus hijos, tener un colchón financiero cuando te jubiles …

En Finletic siempre invertimos por objetivos para tener las cuentas claras y ponerle cara a las inversiones. Es más, hemos desarrollado un simulador que te dice cómo debes ahorrar para conseguirlos. Tú indicas cuál es tu objetivo y nosotros creamos una simulación que te ayuda a visualizar cuánto dinero deberías ahorrar cada mes y durante cuánto tiempo para alcanzar esa meta. Pulsa aquí si quieres probarlo.

Una vez tengas claro cuáles son tus objetivos, debes repartir tu dinero entre las diferentes opciones de inversión que tienes, que es lo que se conoce como un asset allocation. Deberá ser el que mejor se adapte a tus circunstancias personales y económicas, a partir del cual aparece todo el abanico de fondos de inversión del mercado. Los puntos de abajo te ayudarán a encontrar los mejores fondos de inversión para ti.

3.- Plazos

Implícito en el paso anterior, se encuentra la definición del plazo de tus inversiones, ya que no es lo mismo tener 5 años para invertir tu dinero y sacarle una rentabilidad, que disponer de 15 años. Este punto es determinante a la hora de escoger en qué tipo de fondos de inversión invertir. Dependiendo de tus circunstancias personales, objetivos y necesidades, tendrás inversiones a diferentes plazos. A mayor horizonte temporal, mayor es tu capacidad para asumir riesgos e intentar obtener una mayor rentabilidad por tu dinero.

Como regla de oro podemos afirmar que:

Si tus objetivos son de corto plazo, hasta 18 meses, es recomendable que inviertas en activos con escasa volatilidad, es decir, cuyo riesgo sea mínimo, pues no puedes permitirte perder una parte importante de tus ahorros en el corto plazo. Los fondos de mercado monetario son idóneos para este propósito.

En el caso de que tus objetivos sean de medio plazo, hasta 5 años, tu capacidad para asumir riesgos aumenta ligeramente, lo que te puede dar margen para invertir parte de tus ahorros en fondos de renta fija y un porcentaje residual en activos de renta variable.

Finalmente, para objetivos de largo plazo, más de 5 años, tu capacidad para asumir riesgo y tolerar pérdidas temporales aumenta considerablemente, lo que te permite destinar un mayor porcentaje de tus inversiones a fondos de renta variable.

No obstante, en la vida real, tendrás objetivos a diferentes plazos temporales, confluyendo en un asset allocation personalizado a tus necesidades y con el que te has de sentir cómodo de acuerdo a tu perfil de riesgo.

En Finletic, de acuerdo a los objetivos financieros y circunstancias personales y económicas de cada cliente, diseñamos una cartera de inversión personalizada para cada uno de ellos. Seguimos una estrategia basada en más de 20 años de experiencia profesional en inversiones financieras con grandes patrimonios y la adaptamos para cada inversor, porque cada persona tiene sus propios objetivos. Pulsa aquí para ver cómo Finletic realiza sus inversiones atendiendo a criterios de máxima seguridad y minimización de costes y riesgos.

4.- Diversificación

Una vez hayas definido en qué clases de activos invertir, deberás diversificar por áreas geográficas, sectores empresariales, divisas, gestoras, etc. De esta forma minimizas el riesgo de tu cartera de inversiones. Por ejemplo, si utilizas fondos que invierten en empresas que venden sus productos únicamente en España, tu cartera será muy dependiente de la evolución de España. En cambio, si inviertes a nivel global, el riesgo de lo que ocurra en España se diluye, reduciendo el impacto de lo que suceda en dicho país en el cómputo global de la cartera.

A modo ilustrativo, si invertimos el 100% de nuestros ahorros en empresas españolas y estas pierden un 40%, el valor de nuestras inversiones se verá reducido en ese 40%, lo que puede ser demoledor para nuestros ahorros. Sin embargo, si hubiéramos diversificado entre empresas de más países e invertido únicamente un 10% en España, esa pérdida se traduciría en tan solo un 4% (40% x 10%) del valor de nuestras inversiones. La diferencia es sustancial. Pulsa aquí para ver cómo Finletic invierte en miles de empresas alrededor del mundo.

5.- Costes

A la hora de escoger un fondo de inversión debes fijarte muy bien en qué costes lleva asociados para evitar que pegue un mordisco grande a tus ganancias.

Así de contundente se muestra Borja Durán, co-fundador de Finletic, en su libro 'Gestión del Patrimonio Familiar'.

“Dado que las rentabilidades reales, descontada la inflación, que se pueden obtener de las inversiones son bajas, incluso antes de costes y de impuestos, la contención de los drenajes es de vital importancia y aporta un enorme valor añadido. Cualquier reducción de costes que se consiga aumenta directamente la rentabilidad obtenida y puede suponer fácilmente la mitad de la rentabilidad real obtenida.

La rentabilidad de las inversiones se debe analizar de manera neta, descontando todos los gastos en los que se haya incurrido (incluyendo también impuestos, honorarios de asesores legales, financieros, inmobiliarios, pago de comisiones de intermediación, corretaje, etc). Además, se debería restar también la inflación ya que minora la capacidad de compra”.

En este post: Vigila los costes de tus inversiones y aprende a reducirlos, te explicamos cuáles son los costes visibles y los invisibles y te damos algunas ideas para reducirlos como:

  • Evitar productos e inversiones complejas. Los productos complejos tienen mayores costes ocultos y no tienen por qué proporcionar mayores rentabilidades.
  • Entender cómo funcionan los costes visibles e invisibles.
  • Revisar las rotaciones excesivas en los productos financieros. A mayor rotación, mayores costes.
  • Revisar el uso de las coberturas de mercados y divisas porque pueden esconder comisiones elevadas.
  • Indexar una buena parte de la cartera de los activos financieros. Eso aporta una exposición directa a la clase de activo con unos costes muy reducidos.

6.- Tipos de gestión en fondos

El tipo de gestión de los fondos que elijas es clave para evitar sorpresas en el futuro. En general, la manera de gestionar los diferentes fondos de inversión se pueden clasificar en dos, activa o pasiva.

De forma muy resumida, en un fondo de gestión activa hay un equipo gestor que toma todas las decisiones de inversión en base a su análisis y criterio propio con el objetivo, por lo general, de batir al índice contra el que se mide, mientras que, en el lado opuesto, se encuentra la inversión pasiva, donde el equipo gestor trata de replicar a un índice de referencia de la forma más eficiente posible.

7. Criterios cuantitativos y cualitativos

Finalmente, una vez hemos decidido dónde y cómo invertir, tendremos que seleccionar los fondos que usaremos para ello.

En primer lugar, para tomar una decisión informada y evitar posibles sorpresas negativas en el futuro, es imprescindible conocer la información contenida en el folleto. Seguidamente, hay multitud de criterios cuantitativos y cualitativos que nos ayudarán a tomar nuestra decisión:

  • Entre los criterios cuantitativos es recomendable mirar tanto su rentabilidad como métricas de riesgo durante los últimos años.

Entre estas últimas, la más conocida es la volatilidad, que nos dice con qué intensidad varía el precio de un fondo. A mayor volatilidad, mayor riesgo. No obstante, hay multitud de métricas adicionales. La única pega de estas métricas es que son calculadas con datos históricos, por lo que no hay garantía alguna de que un fondo que haya tenido un buen comportamiento en el pasado, lo siga teniendo en el futuro.

  • Por el lado de los criterios cualitativos, quizás, el más importante sea la política de inversión del fondo, es decir, cómo el equipo gestor del fondo invierte nuestro dinero.

Tenemos que estar seguros de que la política de inversión se adapta a nuestras necesidades. Dentro de la política de inversión es muy recomendable que el fondo sea lo más puro posible, es decir, que solo invierta en una única clase o subclase de activo, como puede ser un fondo que invierta únicamente en grandes empresas estadounidenses. Asimismo, hay otros criterios como que el fondo cuente con un mínimo de años de vida o con un volumen de activos bajo gestión mínimo que también es muy recomendable analizar.

Hay que tener en cuenta que sólo hemos mencionado algunos aspectos a analizar, pero existe todo un mundo de criterios, tanto cuantitativos como cualitativos, en los que te puedes apoyar para seleccionar el mejor fondo que se adapte a tus necesidades.

Eso sí, si prefieres que un equipo de expertos te ayude a definir tus objetivos y crear tus carteras de inversiones de acuerdo a tus circunstancias personales y económicas, puedes contar con nosotros.

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2020. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies