Aspectos positivos y negativos de la inversión temática

Cultura financiera
por Rafael Suárez
15 de noviembre, 2021

En 1886, Carl Benz, creó su primer automóvil. Al principio, su publicidad se limitaba a ensalzar sus ventajas respecto a los caballos, medio de transporte predominante en la época. Más tarde, conforme evolucionaban sus prestaciones técnicas y se incrementaba la competitividad en la industria, no bastaba con comparar sus ventajas contra otros vehículos a motor de otros fabricantes, sino que además de producir el modelo más destacado con las mejores prestaciones, era necesario ir más allá y vincular a sus clientes mediante sentimientos y emociones.

La industria de las inversiones, por su parte, se encuentra actualmente en una etapa de presión de márgenes, ante el incremento del número de jugadores y la mayor competitividad, tanto a nivel de producto como de costes. Esto ha originado el auge de productos de inversión que, si bien poseen una narrativa atractiva para el inversor común, no por ello tienen que ser los más adecuados para todos ellos.

Una de estas tipologías es la considerada como inversión temática, que se refiere a aquella estrategia de inversión que pone el foco en ciertos sectores o temáticas de la sociedad, novedosas y que aspiran a suponer un cambio estructural, ya sean políticas, sociales o económicas. El éxito de esta estrategia reside en que, además de ofrecer rentabilidades potenciales superiores a las del mercado, lo hace con un discurso, historia o idea que le da un atractivo adicional, porque trasciende a los sentimientos de los inversores.

Sin embargo, igual que un coche deportivo descapotable biplaza o un monovolumen familiar no son aptos para todos los conductores ni situaciones, la inversión temática tampoco lo es para todos los inversores ni situaciones, independientemente de la historia que haya detrás. A continuación, pivotaremos sobre diferentes aspectos, tanto positivos como negativos, comparando nuestro coche deportivo del ejemplo anterior con la inversión temática.

Aspectos positivos:

1.- Negocios del futuro: la inversión temática permite al inversor ganar exposición a los negocios del futuro, como podrían ser la inteligencia artificial o robótica. Es decir, le permite anticiparse a las tendencias futuras del mercado, así como invertir en base a su visión o filosofía particular, por ejemplo, la inversión medioambiental, como podría ser la compra de un coche eléctrico. No obstante, una buena idea no tiene por qué ser un buen negocio, pues puede ser que la valoración de esa inversión ya recoja esa oportunidad, o que los costes o el acceso imposibiliten llevarla a cabo.

2.- Mayor potencial de beneficios: en caso de que el inversor acierte aquellas temáticas que obtendrán un comportamiento positivo en el futuro, este tipo de inversión puede reportarle elevados beneficios rápidamente.

Aspectos negativos:

1.- Costes: la inversión temática es muy intensiva en equipos de análisis, que analizan los distintos mercados en la búsqueda de nuevas tendencias de inversión que, esperan, prosperen a futuro. En definitiva, exigen contar con más personal, que se repercute sobre el coste final del fondo.

2.- Concentración: si únicamente disponemos del coche descapotable biplaza, es muy probable que haya situaciones en las que necesitemos un vehículo con otro tipo de características. Por ejemplo, un coche para 4 pasajeros, o que las condiciones meteorológicas no sean las adecuadas para ir con un deportivo descapotable. Lo mismo ocurre con las inversiones, no hay una tipología de inversión que sea todoterreno y, además, los productos temáticos no ayudan, al estar normalmente concentrados en una temática concreta. Dicho de otra forma, no existe inversión alguna que sea adecuada para la infinidad de situaciones a las que podemos enfrentarnos.

A modo ilustrativo, se muestra cuánto pesan las 10 mayores posiciones de diferentes índices de referencia temáticos y en sus homólogos, el MSCI ACWI IMI (USD), que no es temático, observándose que, en ocasiones, el peso de las posiciones se magnifica hasta en 40, 70 o 100 veces, lo que da una indicación del elevado nivel de riesgo asumido:

img

3.- Market timing: el inversor tendrá que adivinar cuándo entrar o salir de una determinada temática, como si de la compra/venta de acciones de unas pocas compañías se tratase. Sin embargo, si invertimos en el mundo de forma diversificada, el propio mecanismo autorregulador de los mercados ya incluirá estas temáticas de inversión en nuestra cartera, siendo mayor el peso cuanto más prospere dicha temática.

4.- Mayor riesgo, medido por la volatilidad: en contra de una corriente extendida de pensamiento, las inversiones temáticas, fruto de su elevada concentración, poseen una elevada volatilidad o dispersión de resultados. Un estudio de la gestora de activos Robeco, denominado “Betting Against Quant: Examining the Factor Exposures of Thematic Indices” (“Apuestas contra quant: examinando la exposición a factores de índices temáticos” en español), pone de manifiesto que los índices de referencia temáticos son más volátiles que sus homólogos no temáticos. Esto es debido a que se des diversifica la cartera, al concentrar las inversiones en menos sectores y compañías.

5.- Novedad: las temáticas de inversión suelen estar basadas en inversiones que han logrado retornos muy favorables en los últimos años o que cuentan con una gran publicidad. El inversor ha de considerar que retornos pasados no son indicativos de retornos futuros.

6.- Cortoplacismo: las inversiones temáticas no contemplan el conjunto de nuestras inversiones ni objetivos, primando el supuesto beneficio en el corto plazo.

En conclusión, este tipo de inversiones no pueden ser estratégicas, de largo plazo, sino que, en caso de realizarse, estarán enmarcadas dentro de las decisiones tácticas, buscando generar un beneficio en el corto/medio plazo, algo que suena más a la especulación que a la inversión. No obstante, este beneficio proviene de la asunción de mayores riesgos, especialmente de concentración, y el inversor deberá pagar un precio superior por estas inversiones. En cualquier caso, nada le asegura que sea capaz de anticipar qué temáticas tendrán un comportamiento positivo de forma consistente en el tiempo y en qué momentos concretos generarán atractivas rentabilidades.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies