Cómo es el boom de la Inversión Socialmente Responsable (ISR) en España

Actualidad financiera
por Amparo Simón
02 de diciembre, 2020

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) o sostenible ha llegado para quedarse y engordar las cifras de fondos que siguen su filosofía en todo el mundo. Y España no es una excepción. Ha crecido un 36% en solo un año según el informe de 2020 de Spainsif, principal asociación española de inversión socialmente responsable. Un boom con muchos protagonistas.

Las gestoras internacionales se ponen las pilas

La subida del 36% en la inversión sostenible en España tiene un responsable: las gestoras internacionales. Su cuota de ISR ha pasado de sumar 19.366 millones de euros en 2018 a 77.883 en 2019, mientras que los activos sostenibles nacionales pasan de 191.278 a 207.571 en el mismo periodo de tiempo, según apuntan los datos de Spainsif. El volumen español es mayor pero su subida no es tan pronunciada.

img

En total, España suma 285.454 millones de euros en activos gestionados con algún tipo de estrategia o criterio ambiental, social y de buen gobierno. Un estirón del 35,51% en un solo año (2018-19) como muestra el gráfico de arriba que dibuja una curva ascendente en los últimos diez años.

Los resultados del informe 2020 de Spainsif son fruto de las 33 respuestas remitidas por 21 entidades nacionales y 12 gestores y propietarios de activos internacionales. El cuestionario fue elaborado siguiendo la metodología Eurosif y el nivel de respuesta de esta edición ha sido muy bueno teniendo en cuenta que los datos se recogieron en plena pandemia. Se han duplicado las respuestas de las organizaciones internacionales y subido un 17% en las nacionales en comparación con el año anterior. Representa un 76% del mercado nacional y un 43% del internacional comercializado en España y supone un total de 403.268 millones de euros monitorizados.

Si se analiza cuál es el peso relativo de los activos nacionales gestionados con estrategias ESG (Environmental Social Governance o ASG en español, Ambiental, Social y Gobierno Corporativo) sobre el total del mercado nacional, vemos que, con la muestra tomada, se ha mantenido igual de 2018 a 2019. Suma un 49%.

En el gráfico de abajo se puede ver la evolución al alza del volumen nacional con criterios ESG, desde el 13% registrado en 2009 hasta el 49% del año pasado. En esta comparación se han excluido los activos internacionales bajo gestión ESG porque no hay datos históricos con los que comparar.

img

Qué es lo que NO gusta

El objetivo de la Inversión Socialmente Responsable es tener un impacto positivo en el mundo. Busca la rentabilidad financiera, por supuesto, pero también aplica criterios ambientales, sociales y de buen gobierno en el proceso de estudio, análisis y selección de valores de una cartera de inversión.

Por ese mismo motivo, hay una serie de temáticas que excluye por entrar en conflicto con su filosofía. De hecho, la exclusión sistemática de empresas, sectores o países del universo de inversión si involucran actividades no deseadas, es la estrategia más utilizada en España, dada su relativa sencillez y la importancia que tradicionalmente ha tenido en la inversión sostenible.

Las bombas de racimo y minas anti-persona (73%), las armas de destrucción masiva (nuclear, química o biológica) (61%), el tabaco (42%), los combustibles fósiles/carbón (33%) y la infracción de derechos humanos o laborales (30%) son las temáticas mayoritariamente excluidas por las gestoras.

Si distinguimos entre las exclusiones realizadas por las entidades nacionales y las internacionales, vemos que, en la muestra tomada por Spainsif, hay una serie de temáticas que excluyen las entidades nacionales y que no afectan a las internacionales. La pornografía (24%), el alcohol (10%), el juego (29%), las pruebas con animales (10%) y transgénicos (10%) aparecen en el listado de exclusiones nacionales, pero suman un 0% en las internacionales.

img

Qué es lo que SÍ gusta

Para averiguar qué es lo que más gusta a la Inversión Socialmente Responsable solo hay que fijarse en sus inversiones de impacto. Ahí se le toca el corazón.

Estas inversiones quieren generar un impacto ambiental y social, además de un retorno financiero. Normalmente se centran en proyectos específicos y proporcionan capital para incentivar soluciones a los desafíos a los que se enfrenta la agricultura sostenible, la vivienda asequible, la sanidad universal y accesible, el acceso a agua limpia, las tecnologías renovables o los servicios financieros, entre otros muchos campos.

En España, las inversiones de impacto suman 29.567 millones de euros y suponen un 10% de los activos ESG por estrategia. En el gráfico de abajo se puede ver su evolución y cómo los bonos verdes, bonos sociales y fondos de inversión se han mantenido como las opciones más populares desde 2017.

img

La generación millennial sostenible

Durante las próximas décadas se van a transferir 30 billones de dólares en riqueza de los baby boomers a los millennials. Toda una nueva generación de inversores que llega con nuevos principios. Ellos traen los valores sociales, políticos y medio ambientales al terreno financiero.

Una minoría de baby boomers (36%) cree que debe aplicar estos principios en sus inversiones, pero entre los millennials es una opción mayoritaria (67%).

Durante los próximos cinco años, el 90% de los millennials querrá incrementar su asignación de activos a inversiones socialmente responsables. Son datos de las multinacionales financieras Morgan Stanley y MSCI. Sus informes hablan sobre la generación millennial global y ahí entran también los españoles.

img

Las grandes corporaciones ya están viendo este cambio generacional de mentalidad y se van adaptando a los nuevos tiempos. La evolución más evidente es la de las grandes petroleras que están protagonizando un éxodo verde mundial.

“Antes, cuando hablábamos de transición energética con nuestros clientes lo hacíamos en condicional. Ya no: ahora todo el mundo, incluidas las petroleras, la dan por seguro”, afirma Paola Rodríguez-Masiu, analista de la consultora energética Rystad, al diario El País.

Este periódico también recoge el análisis de Bassam Fattouh, director del Oxford Institute for Energy Studies, adscrito a la universidad británica homónima. “La pandemia de la covid-19 y el descenso del precio del crudo han empeorado las cosas para las petroleras, erosionando su rentabilidad y reduciendo el atractivo de los proyectos de hidrocarburos vis a vis de las renovables, que suelen ofrecer retornos más bajos pero menos riesgos y flujos de caja más estables”, afirma Fattouh.

El sector de los combustibles fósiles/carbón aparece en el cuadro de honor de la lista negra de las inversiones sostenibles en España y las petroleras quieren sacudirse ese lastre. Además, saben que el futuro (y el dinero) está en la electricidad y que las tecnologías renovables ya son rentables.

Las energías limpias como la eólica, solar o biomasa ya no necesitan de ayudas públicas para crecer, ahora hay inversores dispuestos a apostar por ellas. Y ahí están también las petroleras. “Las grandes petroleras ya no están únicamente en el negocio de extraer y vender petróleo. Están en el negocio de hacer dinero: da igual si viene o no del crudo”, concluye Rodríguez-Masiu.

¿Y Finletic?

El 89% de la cartera de Finletic es ISR compliant según Spainsif (esta cartera, por tomar un ejemplo, asumimos que invierte un 10% en mercado monetario, 40% en renta fija y 50% en renta variable). Esto es así, en la medida en que dicho porcentaje de la cartera tiene incorporados mandatos de sostenibilidad en su proceso de análisis. Aquí debajo tienes todos los detalles.

img

El rating ESG de Spainsif ha sido proporcionado por MSCI ESG Research Fund Metrics. Aquí tienes una tabla con los criterios de rating de MSCI.

img

¿Tienes alguna duda? Pulsa aquí y pregúntanos.

La información difundida en este blog tiene una finalidad únicamente divulgativa. Cada persona es responsable de su política de inversión y Finletic no asume ninguna responsabilidad sobre sus acciones. La información está actualizada de acuerdo a la fecha que indica cada artículo.

Prueba nuestro simulador

Descubre cómo debes ahorrar para tu jubilación

FINLETIC CAPITAL SGIIC, SA, con CIF A-87878823, está inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al tomo 35.927, folio 151, sección 8ª, Hoja M-645541 y en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el nº 257.

La inversión en instrumentos financieros conlleva riesgos financieros que deben ser valorados por los clientes antes de su contratación. Finletic incluirá en su cartera únicamente productos adecuados a su perfil de riesgo. A tal efecto, Finletic obtendrá la información necesaria sobre los conocimientos y experiencia del cliente, sobre la situación financiera y sobre los objetivos de inversión de aquel, con la finalidad de que la entidad pueda diseñar la política de inversión que más se adecue a sus intereses. No obstante, el precio o valor de una inversión depende de las fluctuaciones de los mercados financieros, que están fuera de nuestro control. Los inversores han de ser conscientes de que la rentabilidad histórica de cualquier inversión no constituye garantía de resultados futuros y, en función del tipo de inversión, puede ocurrir que el inversor pierda parte o la totalidad del capital. Si tiene alguna duda sobre los riesgos que comporta su inversión le invitamos a consultar el apartado FAQ de nuestra web y, si aún así tiene alguna pregunta sobre los riesgos de su inversión, puede ponerse en contacto con nuestros profesionales a través de cualquiera de los canales que encontrará en la sección Contacto.

© Finletic 2016 - 2021. Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad y Aviso Legal / Política de cookies